HOLA 2018 - REFLEXIÓN


Soy de esas personas que les cuesta, aunque no quieran, desengancharse de cosas que no quiere dejar. No se si es por capricho o añoranza, o tal vez porque quiera que algunas cosas sigan como siempre; pero me cuesta.

"Dejar algo atrás" suena como algo triste y malo. Cuando lo hacemos no podemos evitar sentirnos un poco mal (o por lo menos yo); y tampoco podemos dejar de sentir las cosas que ESO que dejamos nos hacia sentir. Sea enojo, frustración, celos, etc. 

Dejar, desengancharse, desprenderse, romper una "atadura" es complicado. Es un trabajo interior que cada uno tenemos que hacer, y que depende de nuestra manera de ser, nos va a costar más o menos.

Vivir una de estas situaciones me hizo reflexionar y descubrir una nueva manera de ver las cosas. 

A veces cuando nos aferramos mucho a algo a lo que le dedicamos tiempo, luchamos para cuidarlo y con lo que tenemos mucha historia, de alguna manera nos quedamos estacados. Querer que eso siga tal y como esta nos retiene, no nos deja avanzar. La idea de que cambie nos asusta, nos hace pensar que lo vamos a perder. Pero eso no es tan así..

Enfrentarse a una de estas situaciones no siempre es malo, siempre se le puede buscar lo bueno. A veces hacerlo nos enseña, nos ayuda a crecer y madurar. 

Desengancharnos nos deja ver otras cosas. Dejar algo no es perderlo, porque cuando dejamos algo ganamos otras cosas; una lección, una nueva visión, algo.

Es importante entender que las cosas no siempre van a ser de la misma manera. Las cosas (relaciones, sentimientos, vínculos) mutan, cambian, crecen, maduran y si es necesario terminan, para que los integrantes aprendan de ello y ganen una nueva experiencia. 

Lo mismo pasa si una persona fracasa en un proyecto o lo abandona, no va a poder evitar sentirse mal. Pero luego de esa frustración puede encontrar un cambio en si mismo. 

Quiero tener muy presente que gracias a las cosas que nos pasan en el día a día (buenas o malas) aprendemos nuevas cosas (buenas o malas). Tal vez prefiero concentrarme en las buenas, pero las cosas malas también me van a hacer crecer.

Aprender y madurar. Darme cuenta cuando tengo hacer algo, cuando tengo que dar un paso al costado, cuando tengo que luchar más por algo, encontrar una lección o algo positivo en algo negativo, son las cosas en las que me quiero concentrar; aprender y entender. 

Esa es la visión que quiero tener presente en este año.  

Esto no quiere decir que voy a hacerme el maduro y a concentrarme en dejar cosas porque así voy a crecer más. Lo que quiero decir es que no siempre tenemos que enojarnos o bajonernos por terminar, dejar o cambiar. La vida nos va a traer millones de momentos diferentes y de todos vamos a sacar algo.

.....................................................................................................................................................................................................

Esto fue algo así como una reflexión ajajaja :P

Lo tenia en la cabeza y sentí la necesidad de escribirlo, y como este es mi espacio para esto...

FELIZ AÑO 2018 PARA TODOS!!! Espero que este nuevo año nos traiga muchas cosas buenas. 

Personalmente creo que este año viene con muchas experiencias nuevas y cosas que me van a ayudar a crecer como persona. Tal vez es solo una suposición, pero siento en este año me esperan cosas muy interesantes :D

Nos leemos!!






Comentarios

  1. Que reflexión tan bonita.
    Pd: Pertenezco a al iniciativa "Seamos seguidores", ya te sigo. Te dejo aquí mi blog: http://siemprefuegohelado.blogspot.com.es/

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Holaaa
    Yo también formo parte de la iniciativa SEAMOS SEGUIDORES
    Ya te sigo con mi cuenta google + (Nayade García)
    Te dejo mi blog para que puedas pasarte: http://elmundodenaya.blogspot.com/
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Instagram:

Participo en la Iniciativa:

Denle amor a: